2010-04-26 - Diversidad o dominio

| Plaça Major

En el marco del sistema capitalista neoliberal, los Estados Unidos ejercen un papel casi hegemónico e inciden de manera decisiva en las formas de intercambio a escala mundial de los bienes y servicios culturales, dentro de los que se incluyen los productos elaborados por los medios de comunicación, tanto en el cine, como la televisión, la radio, la prensa e internet. Teniendo en cuenta este escenario, resulta interesante de explorar como se puede ver afectado el sector de la comunicación, en tanto que productor de bienes culturales susceptibles de generar intercambios comerciales.

 

La comisión de expertos de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) presidida por Sean MacBride pone de manifiesto, en los años 80, la especificidad del sector de la comunicación respecto a otros tipo de mercancías, destacando su influencia sobre los valores, los estilos de vida y la evolución de las sociedades. Más tarde, en 2001, la Unesco aprueba la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural en el que se propone esta defensa de los distintos tipos de culturas en el mundo como contrapeso a la uniformización de los productos comunicativos y culturales bajo los principios mercantiles neoliberales de los países más fuertes.

 


"La comunicación y la cultura se pueden considerar mercancías o bienes específicos"

 


Por otra parte, dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se ha desarrollado durante años un importante debate sobre la consideración o no de los bienes culturales y comunicativos como una mercancía más, igual que cualquier otra. Finalmente, la posición predominante en la OMC ha sido neoliberal.

 

 

A pesar de ser un fuerte contrapeso a las doctrinas del libre mercado que se promueven desde la OMC, y especialmente desde los Estados Unidos, sería conveniente que los esfuerzos de la Unesco se añadieran los del mundo empresarial, profesionales a título personal, entes públicos y sociedad civil para fomentar un sector de la comunicación y la cultura más diverso en cuanto a contenidos, ideas y valores. Como herramientas de actuación en este sentido, las nuevas tecnologías, especialmente Internet, y el lenguaje multimedia pueden ser de gran importancia para la difusión de la diversidad cultural y de valores llegue a todos.

 

Es en este sentido que desde la Federación Catalana de Asociaciones y Clubs Unesco ya se está dando impulso, por ejemplo, a esta suma de esfuerzos mediante un nuevo portal web y otros proyectos similares.

 

Oscar Guimerà de GR5 Cultura y Sociedad de la Información - Asociación Unesco Sabadell - FCACU

 

► Agenda

► Buscador

► Historial